Lipodistrofia VIH

En la cara se produce una disminución muy importante de la grasa facial y temporal, tomando esta región un aspecto característico que no se puede asociar con ningún tipo de malnutrición.
Se produce una atrofia a ambos lados de la cara en la región de los surcos nasogenianos que es el principal signo de identidad de estos pacientes.
En la misma región se pierde la grasa asociada con la región temporal, la bolsa grasa localizada por debajo de la fascia temporal profunda se elimina provocando un hundimiento.
La grasa suborbitaria que corresponde con la región malar también se elimina dando lugar a una disminución muy importante en el tamaño de los pómulos, y en el caso de que estos sean pronunciados a una esqueletización del área marcando los rebordes del hueso malar.
En el cuello se acumula la grasa en la región posterior dando lugar a un cuello de búfalo.
Se produce una disminución muy importante de grasa en los miembros inferiores. En los glúteos la atrofia es muy severa dando un aspecto aplanado en esta zona.
Finalmente en las piernas la pantorrilla deja de tener un aspecto redondeado en las mujeres adquiriendo una forma masculina con un predominio muy severo de la masa muscular.